Antecedentes de embarazos ectópicos anteriores

Después de 1 embarazo ectópico, una paciente experimenta un aumento de 7 a 13 veces mayor en la probabilidad de otro embarazo ectópico. En general, una paciente con un embarazo ectópico previo tiene una probabilidad del 50-80% de tener una gestación intrauterina posterior y una probabilidad del 10-25% de un embarazo tubárico futuro.

Antecedentes de Cirugía Tubárica y concepción después de la ligadura de trompas

Se ha demostrado que la cirugía tubárica previa aumenta el riesgo de desarrollar embarazo ectópico. El aumento depende del grado de daño y de la magnitud de la alteración anatómica. Las cirugías que conllevan un mayor riesgo de embarazo ectópico posterior incluyen salpingostomía, neosalpingostomía, fimbrioplastia, reanastomosis tubárica y lisis de adherencias peritubáricas o periováricas.

La concepción después de la ligadura de trompas previa también aumenta el riesgo de las mujeres de tener un embarazo ectópico; se informa que entre el 35 y el 50% de las pacientes que conciben después de una ligadura de trompas experimentan un embarazo ectópico. El fracaso después del cauterio tubárico bipolar es más probable que resulte en embarazo ectópico que la oclusión usando sutura, anillos o clips.

Esta falla se atribuye a la formación de fístula que permite el paso de los espermatozoides. En un estudio, el 33% de los embarazos que ocurrieron después de la ligadura de trompas fueron ectópicos; las mujeres que se sometieron a electrocauterización y las mujeres menores de 35 años tuvieron mayor riesgo. [15]

Los embarazos ectópicos después de la esterilización tubárica generalmente ocurren 2 o más años después de la esterilización, en lugar de inmediatamente después. En el primer año, sólo alrededor del 6% de los fracasos en la esterilización resultan en embarazos ectópicos.